Se quien quieras ser no lo que los demás quieran ver

29 dic. 2012

I ♥ Libros


Leyendo Madame Bovary de Gustave Flaubert.
"[...] ¿Qué mejor cosa , en efecto, que estar por la noche al lado del fuego con un libro, mientras el viento golpea los cristales y arde la lámpara?
[…]-No se piensa en nada -proseguía el-, las horas pasan. Uno se pasea inmóvil por países que cree ver; y su pensamiento, enlazándose a la ficción, se recrea en los detalles o sigue el hilo de la aventuras. Se identifica con los personajes, parece que somos nosotros mismos los que palpitamos bajo sus trajes."


5 dic. 2012


El miedo y la intolerancia son criados a partir del aislamiento y la ignorancia.
Casa de la Noche.



"La mejor parte de la belleza es la que ninguna imagen puede expresar." 

La casa de la noche, traicionada

Mi varita

Ébano: Esta madera negro azabache tiene una apariencia y una reputación impresionante y funciona muy bien con todo tipo de magia de combate y también con la transfiguración. Es en la mano de aquellos con el coraje de ser ellos mismos donde el ébano se encuentra más a gusto. Los dueños de varitas de ébano, que son a menudo no conformistas, muy individualistas o se conforman con no pertenecer al grupo, han formado parte tanto de la Orden del Fénix como del grupo de los Comedores de Muerte. En mi experiencia la varita de ébano le va perfectamente a alguien que se aferra firmemente a sus creencias, independientemente de la presión externa y no serán fácilmente desviado de su propósito.
Fénix: Este es el tipo de centro más raro. Las plumas de fénix pueden producir una amplia gama de efectos mágicos, aunque pueden tomarse más tiempo que las varitas de unicornio o de dragón para mostrarlo. Son las que tienen una mayor iniciativa, a veces actúan independientemente, una cualidad que a muchos magos y brujas no les gusta nada.
Las varitas de pluma de fénix son siempre las más quisquillosas a la hora de escoger un dueño, puesto que la criatura de la que han salido es una de las más independientes y distantes del mundo. Estas varitas son las más difíciles de dominar y personalizar, y su fidelidad es difícil de conseguir.