Se quien quieras ser no lo que los demás quieran ver

19 sept. 2013

Por trece razones...

—Hannah, ¿de qué estás hablando?
—Estoy hablando de mi vida, señor Porter.
Se escucha el clic de una puerta.
—Hannah, espera.
Otro clic. Ahora el velcro al abrirse.
Pasos. Van cogiendo velocidad.
Estoy caminando por el pasillo.
Su voz se escucha clara. Más alta.
Su puerta se ha cerrado detrás de mí. Continúa cerrada.
Una pausa.
No viene.
Presiono la con fuerza contra las barras. Son como un torno que se tensa contra mi cráneo a medida que voy empujando.
Está dejando que me vaya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario